Esta flauta dulce, que probablemente sea el modelo más popular del mundo, es muy fácil de tocar y ofrece un tono claro y suave. Es perfecta para su uso en conservatorios.